viernes, 21 de julio de 2017

Regalar el exilio en Barcelona.


Viernes 28 de julio, 19:00
Presenta Sergio Espinosa
Librería Malpaso (Carrer de la Diputació 331), Barcelona.

sábado, 25 de marzo de 2017

Un poema galés.


Don’t Cry for Me, Aberyswyth
Para Miriam
No llores por mí, Aberyswyth,
dice el graffiti junto al cementerio del castillo
que fue destruido por Carlos I
tras la Guerra Civil.

No llores por mí.
Y no lo hará.
Porque es ella quien ha querido venir
frente a las olas que arrasan
el paseo marítimo.

Ahora estamos aquí
salvajemente libres
en un Día del Padre sin padre

como un castillo en ruinas

que ya no puede temerle al mar.



Don’t Cry for Me, Aberystwyth
for Miriam
Don’t cry for me, Aberystwyth,
reads the graffiti by the cemetery of the castle
which was "slighted" —as the guide says— by Charles I
      after the Civil War.

Don't cry for me.
I know you won't.
Because it was she who decided to come
and face the waves which ravage
the promenade.

Now we're here
        wildly free
on Father's Day without a father

like a wrecked castle that cannot
fear the sea anymore.

Aberystwyth, 19 de marzo 2017.

domingo, 19 de marzo de 2017

Un poema de Elena Karina Byrne


No lo hagas
por Elena Karina Byrne

para nosotras dos

lo que come el corazón es sobre todo corazón* y
me gustaría, en este jardín que se marchita vencido por el sol, volver a estar hambrienta,
tan hambrienta y asustada por la boca abierta del deseo.
No te lo tomes como una despedida cruel, no vayas tan rápido.
Yo sola temo estar sola, lejos del vocabulario de la sangre. Me gustaría
saber donde dejé el miedo sentado en la infancia, en
el zoo, sentado en las sinuosas escaleras de Escher, diciéndole esto en voz alta
a mi madre muerta, tan alto como si tuviera cabeza de un león en la boca, tan alto
que sobrecogiera a la audiencia para medir el impacto, que nos obligara a volver
a casa para decírselo al padre, muerto y enterrado, el centro de atención
del estallido.
Tú no puedes oír esto, como un eco que responde a destiempo.
Tú también estás muerta en el
corazón del circo, sola
porque todos se han ido, y ya no pueden darte de comer.
No puedes sentarte en el regazo, en la boca, arrodillarte despacio en el suelo;
no puedes sentarte en la trona de cemento, no puedes sentarte en el paisaje de esta habitación,
ahora
prueba del crimen, revivida aquí de nuevo, no puedes llevarme
a ningún lugar, a salvo del deseo del león
que no te comerá, que no me comerá, contemplando
el jardín animal, mientras sacude la cabeza, amarilla como el heno.

*(Nota de la autora): tomado de un poema de Stanley Kutnizt.

Traducción de Emily Roberts.
Versión original en poets.org